lunes, 18 de junio de 2012

Si hay Dios, es un Cabrón...

Podría haber llorado un mar de lágrimas saladas, arrojarme a los abismos y partirme en dos el alma, desatar la tempestad y el huracán de mi garganta y confesar desesperado que no puedo con mi rabia aunque mi actitud no es hoy tan evidente, no puedo sufrir más. - Que el dolor cuando es por dentro, es más fuerte, no se alivia con decírselo a la gente... - Lloraré si se llorar como el tímido rocío de un clavel en mi soledad estaré, todos se irán, ya lo sé a tu lado en cada golpe iré como lo hacen las orillas y la mar, como lo hace el campo y el agua que lloverá...

No hay comentarios: